La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 29 de junio de 2014

Ben Shahn: dibujos con compromiso

Podríamos decir de él que fue un hombre hiperactivo, sin duda, un rabo de lagartija del mundo del arte que dejó su impronta en la fotografía, la ilustración y el diseño. Un tipo sin dobleces, de fuertes convicciones y talento innato para hacer del dibujo una herramienta de crítica social. Así era Ben Shahn.


Ben Shahn. Autoretrato con paleta, 1956

Originario de Kaunas (Lituania), Ben Shahn nació en 1898 en el seno de una familia judía. Por aquel entonces su país era ocupado por el Imperio Ruso, hecho que afecta a la familia del dibujante cuando el padre es exiliado a Siberia por tener ideas un tanto revolucionarias. En fin, que tras unas cuantas vueltas por el país, la familia emigra a Estados Unidos en 1906 y se establece en Brooklyn.

Ya de adolescente, Shahn va a clases por las noches y trabaja durante el día como ayudante de litógrafo, la primera toma de contacto con el diseño para el dibujante. Un poco desencaminado, comienza su formación universitaria por la rama de biología, algo que tras dos años dejó para matricularse en arte, primero en el City Collage y después en la National Academy of Design.

Viaja a África y recorre Europa con su kit de acuarelas, mientras conoce en profundidad la obra de Picasso, Matisse o Klee. Ya de vuelta a América, sus pinturas no le satisfacen. Durante esos años, un terrible suceso conmueve al país y hace mella en la retina del dibujante: el caso Sacco & Manzetti- dos trabajadores italianos, anarquistas, que fueron juzgados, sentenciados y electrocutados en 1927 por un supuesto robo y asesinato... un asunto turbio que acabó con la vida de dos inocentes que simplemente fueron condenados por ser inmigrantes. Ésto removió las entrañas de Shan y tal agitación dio lugar a una serie de 23 pinturas en gouache que tuvieron una gran acogida por parte de la crítica y terminaron de posicionar al artista como uno de los representantes del realismo social. Fue entonces cuando se dio cuenta de que su estilo, a pesar de no ceñirse al canon, era apreciado y transmitía sus ganas de luchar contra la injusticia social.


Ben Shahn. Sacco and Vanzzetti, 1952. Original perteneciente al fondo de Harvard Art Museums

Ben Shahn. Sacco & Vanzzetti. Reproducción

Artistas murales como Siqueiros o Diego Rivera no tardaron en dar muestras de admiración por su trabajo, mientras tanto Shahn seguía haciendo dibujos cargados de realidad y éstos aparecían en las portadas de revistas como Fortune o Harper's Bazaar. Años más tarde, durante la Gran Depresión, comienza a trabajar como diseñador gráfico, siempre fiel a su estilo, sin abandonar su peculiar visión de las cosas, algo que no siempre funcionaba con el propósito de la publicidad.

Algunos de sus dibujos.


Ben Shahn. Supermarket, serigrafía de 1957

Ben Shahn. Silent music, 1950

Ben Shahn, 1953

Ben Shahn. Boy on tricycle, 1947 

Ben Shahn, 1945

Ben Shahn. Farewell to New York, 1965

Además de los murales, la ilustración para revistas y la cartelería, Ben Shahn pasó también por el diseño de cubiertas, tanto en libros como en discos, dejándonos piezas tan exquisitas como estas.

Cover de Ben Shahn para The crucial decade de Eric F. Goldman


Cover de Ben Shahn para el recopilatorio Chicago Style Jazz. Columbia Records, 1955

Cover de Ben Shahn, 1963

Ben Shahn. Print, 1950

November twenty-six, nineteen hundred sixty-three: poem / drawings by Ben Shahn. NY: George Braziller; 1st ed. 1964

La fotografía y los carteles ocuparon los años posteriores a la II Guerra Mundial, primero fotografiando las zonas rurales más deprimidas de los estados del sur de América- como miembro de la FSA- y años después realizando carteles para la Office of War Information.

Pero como no hay dos sin tres, y al genio le sobra talento, Shahn paseó por el lado LIJ de la mano del polifacético y mago del non-sense, Alastair Reid (autor de varios libros infantiles ilustrados por Bob Gill entre otras miles de cosas). Su debut se llama Ounce, dice, trice y es una especie de locura poética repleta de juegos de palabras ¿más o menos? que hicieron juntos en 1958. Un libro lleno de palabras desordenadas que suenan, que riman; sonidos y sin sentidos, en definitiva, un álbum para leer entre risa y risa.
 


Ounce, dice, trice. Alastair Reid; il. Ben Shahn. NY: New York Review Children's Collection,  2009

Ounce, dice, trice. Alastair Reid; il. Ben Shahn. NY: New York Review Children's Collection,  2009

Ounce, dice, trice. Alastair Reid; il. Ben Shahn. NY: New York Review Children's Collection,  2009

Ounce, dice, trice. Alastair Reid; il. Ben Shahn. NY: New York Review Children's Collection,  2009


Ounce, dice, trice. Alastair Reid; il. Ben Shahn. NY: New York Review Children's Collection,  2009

Ounce, dice, trice. Alastair Reid; il. Ben Shahn. NY: New York Review Children's Collection,  2009

Ben Shahn luchó con sus dibujos, pinturas y fotografías hasta el fin de sus días, en 1969. Sus dibujos de línea esquelética han paseado por el mundo entero y han sido el boceto de las figuras que poco tiempo después Steinberg haría míticas en las cubiertas de New Yorker. Ambos, dos genios de la ironía, la crítica y el humor.


Más Shahn en:

martes, 17 de junio de 2014

Nidos, huevos y pájaros


María y Roser Rius Camps

Estas dos chicas grandes, María y Roser, son hermanas e ilustradoras, una pareja indispensable del grupo de pioneras de la ilustración infantil del S.XX. Junto a Mercé Llimona, Fina Rifá, Lluisa Jover, Carme Solé o la archiconocida Pilarín Bayés, hicieron de la ilustración su profesión, participando de manera activa en la propagación del patrimonio artístico catalán y consiguiendo una importante obra que en ocasiones trascendió más allá de las fronteras del país.

Todas ellas fueron las responsables de que muchos niños descubrieran el mundo a través de las páginas de un libro, por ello, y con motivo del centenario de Mercé Llimona, la Biblioteca Francesca Bonnemaison dedicó la exposición Mujeres Ilustradoras a una retrospectiva de la obra gráfica de todas estas artistas.

Mientras rebuscaba un día entre las baldas de una librería de viejo, saqué un librito que enseguida captó mi atención. Sí, me sonaba, ¿de qué conocía esa ilustración? era clásica, por supuesto sesentera, con unos acrílicos tan, tan dulces...Me lo compré, sin dudarlo, el título acabó por convencerme, decía: Per què fan niu els ocells (Por qué hacen nidos los pájaros)


Y efectivamente: me sonaban, y es posible que a ustedes también les suenen si les digo que la ilustradora es responsable de algunas de las ilustraciones de los Cuentos de la media lunita (A.R. Almodóvar) 
Pero ¿quieren conocer este particular manual de ornitología?

Per què fan niu els ocells. Amèlia Bonet; il. Roser Rius. Barcelona: Teide, 1967

Per què fan niu els ocells forma parte de una serie de 4 libros infantiles (Col. Avui Sabreu) publicados por la editorial Teide a finales de los 60, que tenían como autora a Amèlia Benet (colaboradora habitual de la editorial y con amplia experiencia pedagógica; Carme Solé dice que la Benet se presentó un día en la Escola Massana buscando alguien que ilustrara sus libros y ese fue el comienzo de su carrera). Las encargadas de la ilustración de estos interesantes e instructivos libros de conocimiento eran las hermanas Rius, María y Roser. Este título que estamos viendo, pertenece a la segunda, la más pequeña de las dos, que hasta hace bien poco seguía ilustrando libros LIJ (dedicó especial atención a los libros de sentimientos y buenos hábitos para pequeños lectores).

En su interior, descubrimos dos niveles de dibujo: fondos e imágenes del entorno que van en acrílicos y a cuatro tintas, frente a los detalles concretos que atañen al tema central del libro, los pájaros y sus crías, que aparecen a dos tintas (naranja y negro). Esto nos dice, que no sólo había una preocupación y una orientación pedagógica en el tratamiento de los textos, si no también en la narración visual, todo una sofisticación hablando del año de publicación (y más aún si ponemos este libro al lado de muchos de los miles de millones de trillones que se publican en la actualidad).

A continuación las ilustraciones que les aclararan los apuntes previos

Per què fan niu els ocells. Amèlia Bonet; il. Roser Rius. Barcelona: Teide, 1967

Per què fan niu els ocells. Amèlia Bonet;
il. Roser Rius. Barcelona: Teide, 1967

Per què fan niu els ocells. Amèlia Bonet; il. Roser Rius. Barcelona: Teide, 1967
Per què fan niu els ocells. Amèlia Bonet; il. Roser Rius. Barcelona: Teide, 1967

Además de toda la información contenida en las 16 páginas que conforman el libro, la colección incluía una propuesta de actividades "lúdicas", sí, sólo manualidades y artistadas do it yourself- nada de Responde a estas preguntas- a propósito de la lectura del libro. La proposición en este caso invitaba a los lectores a remangarse y crear sus propios pajaritos con ayuda de materiales sencillos como la lana, el alambre o el papel charol. Miren, miren que fantásticos 


Per què fan niu els ocells. Amèlia Bonet; il. Roser Rius. Barcelona: Teide, 1967

María, la mayor de las hermanas consiguió un Premio Lazarillo por uno de los títulos de esta colección, y fue una de las fundadoras de la APIC, mientras que su hermana Roser, hizo lo propio con la Asociación de Ilustradores de Madrid.

La sensibilidad pedagógica de la que gozaban estos libros, es un estímulo que pocas veces podemos encontrar en la edición de libros de conocimiento actuales, dónde la fotografía ha suplantado a la ilustración, y los temas a tratar son más de "actualidad" que de cultura general. No es que me gusten los libros ni las guías de pájaros, pero éste de la Rius, al igual que Canta, ruiseñor, canta de Françoise de Guibert y Chiaki Miyamoto (publicado hace unos años por Kókinos) me parecen dos auténticas joyas de lectura obligatoria para biólogos, bibliotecarios de escuelas rurales, profes de conocimiento del medio y padres que pretendan inculcar a sus hijos el respeto por la naturaleza.

Y recuerden, si desean volar como estos bellos pájaros, agárrense fuerte a su libro.


Otros trinos en:

domingo, 15 de junio de 2014

El teatro de las letras

Como colofón a la temporada primaveral, el teatro de la Pequeña ciudad se complace en presentarles una pieza teatral singular donde las haya: un teatro de letras. Los lectores asistentes tendrán el privilegio de disfrutar por primera vez en español de una obra cumbre del universo tipográfico: Las Alfazetas, o cómo nació la primera palabra, uno de los grandes enigmas de la humanidad que les será revelado durante el transcurso del acto.

A continuación, la ficha técnica de esta comedia divina:

Escenografía y Figurines: Milton Glaser
Guión: Shirley Glaser
Iluminación: la bombilla
Dirección del coro: Shirley & Milton

Con todos ustedes, el artífice de la obra

Milton Glaser. Autoretrato, 1976

Milton & Shirley Glaser son otra de esas parejas de diseñadores que, a cuatro manos, al igual que Paul & Ann Rand, Enzo y Iela Mari o Walter y Naiad Einsel recalaron en el mundo de la LIJ dejándonos piezas asombrosas como esta que nos ocupa: Las Alfazetas, una divertidísima visión tipográfica del alfabeto. Álbum infantil para unos, catálogo tipográfico para otros, es en definitiva un libro original con vocación de entretener a pequeños y mayores ¡Y vaya si lo consigue!

Las Alfazetas. Shirley Glaser; il. Milton Glaser. Barcelona: GG, 2014

Prepárense para asistir a la presentación de 26 estrellas de la tipografía, cada cual más rutilante. Las hay para todos los gustos: con serifas, sin serifas, modernas-modernetas o egipcias. Respecto a su temperamento, decirles que todas son puro carácter, así nos encontramos con una K descontrolada que zarandea la vida a patada limpia; una N que es de todo menos optimista o una W que es más listilla que la wikipedia...de todo como en botica.

Pero tanto hablar, tanto hablar y las Alfazetas aún no han sido capaces de decir ni una sola palabra!? De acuerdo, es hora de empezar la función. Acomódense en sus butacas y permanezcan atentos al escenario. ¡Arriba el telón!

[¡Clic! Una luz se enciende y el escenario se inunda de amarillo]


Las Alfazetas. Shirley Glaser; il. Milton Glaser. Barcelona: GG, 2014

Es la A, la primera en aparecer en escena. Es apabullante, una Aurora que hace despertar al alfabeto, la cabeza de pelotón de 25 familias tipográficas que aún están por llegar. Pero sigamos atentos, ya que poco a poco el escenario se irá llenando de toda esta panda descontrolada de letras, que además de tener su minuto de gloria sobre el escenario, poco o nada saben de por qué están allí. Y así van llegando: 

Las Alfazetas. Shirley Glaser; il. Milton Glaser. Barcelona: GG, 2014

Las Alfazetas. Shirley Glaser; il. Milton Glaser. Barcelona: GG, 2014

Al principio todo va bien, que si hola, que si qué tal, que si tú de quién eres, pero a medida que el escenario se va llenando de astros, los egos empiezan a chocar; menos espacio, más roces, más protestas y esto acaba como el rosario de la aurora.

Las Alfazetas. Shirley Glaser; il. Milton Glaser. Barcelona: GG, 2014
Las Alfazetas. Shirley Glaser; il. Milton Glaser. Barcelona: GG, 2014

El desconcierto, las quejas y el barullo hacen que la situación se vuelva insostenible encima del escenario. Todas ellas, muy suyas, no se preocupan nada más que de sí mismas. Alzan la voz, no dejan de quejarse, ¡están indignadas y a punto de rebelarse! La K no deja de dar patadas, xenófoba X no deja de llamarles pamplinas, alguien pisa a la gigante G y la hiperactiva H dando saltos de acá para allá no ayuda nada, créanme, me atrevo a decir que no hace nada más que sacar de quicio a todo al que se le acerca...De repente, la oscuridad y el silencio se apoderan del escenario deteniendo el kaos.

Tras unos segundos, una pequeña ráfaga cruza al escenario al grito de ¡Hágase la luz! En ese momento ocurre algo maravilloso, inesperado, ¡insólito! Las letras se habían puesto de acuerdo, habían comprendido el porqué de su existencia y juntas, formaban un gran equipo. Ya no eran una simple camarilla tipográfica, habían aprendido a trabajar en grupo y con ello obtuvieron algo que les permitiría comunicarse sin tirarse los trastos a la cabeza. Habían creado la primera palabra (word, para la edición original, y verbo, un sinónimo que no repite letras en su traducción al español)

Las Alfazetas. Shirley Glaser; il. Milton Glaser. Barcelona: GG, 2014

Y colorín, colorado, parece que se ha acabado, pero no. Tras el relato, los lectores se encontrarán una parte fundamental de toda la historia en la que se describen las 26 letras del reparto con nombre y apellidos. Miren, por ejemplo ésta:

Karateka K ganó 15 kilos de peso a base de Kellog's y kakis para encarnar a un agente de la KGB y maestro de kung-fu retirado que regenta un karaoke en Kiev en Karate Kid 6

Las Alfazetas. Shirley Glaser; il. Milton Glaser. Barcelona: GG, 2014

Hay que ver qué elenco, ¡menudo es el reparto! que por si fuera poco viene acompañado de las imágenes y familia tipográfica de cada una de las actrices: Bodoni, New Gothic, Perpetua o Torino y así hasta 26.

Así es como acaba el cuento de Las Alfazetas, o la aventura épica de 26 letras que consiguieron que el lenguaje visual y el verbal bailaran con la sincronía de un reloj suizo.

Las Alfazetas. Shirley Glaser; il. Milton Glaser. Barcelona: GG, 2014

Shirley y Milton Glaser hicieron 3 cuentos juntos (él ilustró alguno más para otros autores como Cats and bats and things with wings, un libro de poemas de Conrad Aichen, al que el New York Times eligió como mejor libro juvenil en 1965). Los de la pareja son: If Apples Had Teeth, 1960; The Alphazeds de 2003 y The Big Race: Starring Tommy Tortoise and Harry Hare! de 2005.

Para aquellos que descubren el trabajo de los Glaser, contarles que el señor Milton, con su estilo psicodelia, fue fundador junto a Seymour Schwast del famosisisímo estudio Push Pin de Nueva York y poco después de la revista The New York Magazine. Y sí, efectivamente, es el padre de uno de los logos más famosos del planeta: I Love NY.

Shirley, también procede del ramo de arte & diseño, es además fotógrafa (no se pierdan las fotos que hizo por Europa a finales de los 50) y una de las artífices de la revista Visual Arts Gallery. Vive con Milton y sus dos gatos, a caballo entre NY y Woodstock.

Y hasta aquí Las Alfazetas de los Glaser, una obra originalísima a la par que divertida con la que sin duda aprenderán el alfabeto de una manera diferente. Un nuevo título de Los cuentos de la cometa que hará compañía al fabuloso Henri viaja a París de Saul Bass o al espectacular ¡Libros! de John Alcorn & Murray McCain.


Glaser, Alfazetas y demás familia tipográfica en:


martes, 10 de junio de 2014

El llibre: del creador al lector, un seminario de APIC en Barcelona

Para todos aquellos ilustradores, editores en ciernes y demás fauna interesada en la edición de libros infantiles e ilustrados (las tres primeras charlas son sobre el portfolio y las imparten 3 editoras LIJ), la APIC organiza un seminario en Barcelona bajo el título El llibre: del creador al lector. Las ponencias correrán a cargo de diversos profesionales del mundo de la edición y en ellas se repasarán temas como la presentación de portfolios, la contratación, el proceso de producción editorial y sus costes o las subvenciones.

La jornada tendrá lugar el día 26 de junio en Arts Santa Mónica y es gratuita (aforo limitado). Toda la info:




Aquellos ilustradores que asistan, tienen la posibilidad de acudir a una Revisión de Portfolios en la que participarán: Arianna Squilloni de A Buen Paso, Irene Sabino de Ekaré y Noemí Mercadé de Casals/ Bambú/Combel). Para ello es necesario seguir las instrucciones detalladas en el cartel.

Es una buena oportunidad para todos aquellos que dan sus primeros pasos en el mundo de la edición o bien tratan de publicar sus primeros trabajos de ilustración.


Más info:

http://www.apic.es/noticias/noticias-de-la-apic/lapic-organitza-el-seminari-el-llibre-del-creador-al-lector/nid:836/cid:9-23/lid:en/



domingo, 8 de junio de 2014

La vida no me asusta

I go boo
Make them shoo
I make fun
Way they run
I won’t cry
So they fly
I just smile
They go wild 

Life doesn’t frighten me at all.
Not at all
Not at all.
Life doesn’t frighten me at all.

Life doesn't frighten me at all.
Maya Angelou; il. Jean-Michel Basquiat.
Stewart, Tabori & Chang Inc, 1996


Jean-Michel Basquiat. 

A Jean-Michel Basquiat, el chico de la corona, le fascinaban la Joplin, Miles, Hendrix o Billie Holiday. Pero fue por Charlie Parker por quien realmente se sintió más atraído. Para sus héroes, Basquiat dibujó una serie llamada Most Kings (principios de los 80), y entre las pinturas de esta colección había una llamada Charles the First. En la esquina de este cuadro dedicado al saxofonista, Basquiat escribió:


"Most young kings get thier head cut off"

sin duda, una frase- con sus tachones y faltas- que define al tipo de héroes que entusiasmaban al artista. Charles the First habla de un Charlie Parker martirizado por la sociedad, otro artista que vivía entre dos aguas: la tragedia y el éxito, en resumen, alguien como el propio Basquiat. Ambos murieron jóvenes y víctimas de una sobredosis (como el resto de iconos a los que adoraba, parte del selecto Club del 27)

Probablemente ya sepan todas estas cosas, pero no sé si saben que el pintor también hizo su incursión en el mundo de la literatura infantil ¿o sí lo sabían? No hace mucho tiempo que yo lo descubrí gracias a un post de la magnanima María Popova. En él hablaba de un álbum bien particular, que contenía un poema de la afroamericana Maya Angelou al que acompañaban las ilustraciones de Jean Michel Basquiat. El libro se publicó en 1996 y se llama Life doesn't frighten me, una exquisitez de álbum que habla de cómo enfrentarse a los miedos, o cómo sacar el coraje que parece estar dormido en nuestro interior.



Life doesn't frighten me. Maya Angelou; il. Jean-Michel Basquiat.
Nueva York: Stewart, Tabori & Chang Inc, 1996

Explosión de color, collage, bocetos de grafitero, todo Basquiat está aquí, hasta su corona. Los versos de Angelou son increíbles, música en cada una de sus rimas, algo que inspiró al artista neoyorkino a realizar unos dibujos de trazos gruesos, plagados de letras y recortes que te hacen sentir miedo. Son pura dinamita. Pónganse cómodos, alguien ha tenido la delicadeza de venir a la Pequeña ciudad a contarnos Life doesn't frighten me. Atentos, comienza la narración.




Esta pequeña y curiosa biblia de los valientes ha dado mucho de sí entre lectores, padres de lectores, profesores, profesionales del arte y artistas. Para algunos no es un álbum infantil, sino una pieza de arte contemporáneo; para otros el poema es fantástico para los nenes aunque las ilustraciones un tanto agresivas; imprescindible mencionar también a Todd Marrone, profesor de arte de una escuela de EEUU que se valió del libro para sacar los miedos de sus alumnos y de camino liberar al Basquiat que llevaban dentro. Lo hizo en 2012 por medio de un taller de pintura (usaron témpera y acrílico) para chicos entre 13/14 años. Los resultados fueron sorprendentes, y con todas las piezas crearon un blog. Pasen y vean

Taller Life Doesn’t Frighten Me, 2012

Taller Life Doesn’t Frighten Me, 2012

Taller Life Doesn’t Frighten Me, 2012

Taller Life Doesn’t Frighten Me, 2012

Taller Life Doesn’t Frighten Me, 2012

Mientras Mr. Marrone hacía ésto junto a sus alumnos en EEUU, un profesor español, preocupado por mejorar el nivel de inglés de sus alumnos, decidió hacer una actividad sobre el mismo libro; convencido de que las ilustraciones eran poco infantiles o excesivamente agresivas para sus estudiantes, les propuso una alternativa: un rap con los versos de Maya Angelou. Bienvenidos a España. No hay comentarios.

Hasta aquí la dosis de Basquiat para el día hoy. Inspírense, y disfruten de las pinturas de maestro y discípulos. Ah, y si piensan hacer un taller con sus alumnos, denle unas cuantas vueltas antes de acabar en un rap.

Más y más Basquiat:

sábado, 7 de junio de 2014

Ala Rota XIII

Hace tiempo que no teníamos que poner en marcha esta suerte de "lavadora" de pifias y desatinos editoriales, la mundialmente aclamada sección Ala Rota. 

Estos días la marabunta ha rugido y se ha cobrado como víctima la revista que salía los miércoles. Siempre he creído a pies juntillas a los Def con Dos y eso de que La culpa de todo la tiene Yoko Ono, pero esta sentencia ha perdido todo su significado ¿que por qué? porque desde hace unos días tenemos un nuevo culpable y éste se llama RBA.

Dicen, que entre sus valores está:

Carácter e independencia. Elegir la decisión acertada entre todas las variables posibles. Intuir hacia qué dirección se encamina el éxito. Disponer de libertad para decidir… y acertar. Estas son las ventajas del carácter independiente del Grupo RBA: actuar libremente en base a nuestros valores.


¿...y acertar? pues me temo que no, que lo que han hecho es errar, y que eso de "independientes" es un calificativo que han confundido con el de palaciegos. Por tanto, ¿qué son?

El libro de los cerdos. Anthony Browne. México: FCE, 1991


Así que Ala Rota para la editorial RBA a la que se ve que no le han parecido suficientes 40 años de censura en prensa, como para tener que regalarnos un revival. ¡Felicidades! y gracias por hacer posible que las familias de este país puedan ahorrar de nuevo (ojo, las que leen, que son las que más le interesan a los editores de este grupo, o esas eran las que cazaban elefantes?) colaborando con esos 2'50 € a reactivar la economía del país y poniendo fin a la maldita recesión.

La doble moral nos conduce a un camino sin retorno: la censura. Si Steinberg, Castelao o Cesc levantaran la cabeza...¡Ay! de los que se quedan y ¡Salud! para los que se van. Hasta siempre El Jueves.


Así son las cosas:

domingo, 1 de junio de 2014

Las 1001 caras del álbum ilustrado

Exposición L'Album en rebonds. Instituto Francés (Barcelona)


es el título de la exposición que desde el 8 de mayo y hasta el 7 de junio se puede visitar en el Instituto Francés de Barcelona. Se trata de un recorrido por la evolución del álbum en Francia, que hace especial hincapié en los autores, ilustradores y editores de los últimos 30 años.

En el paseo nos encontramos desde pioneros como André Hellé con sus Drôles de bêtes, Jean de Brunhoff y Babar, el mítico Lágrimas de cocodrilo de André François o diversas ediciones de Pedro Melenas (dos de ellas me fascinaron: una de Reclam y otra ilustrada por la Merçe Llimona) y a los popes del XX, la "escuela francesa" nacida al abrigo de l'École des Loisirs con Claude Ponti, Corentin o Solotareff.

La muestra nos enseña también el trabajo de todas esas mentes inquietas que encontraron en el libro un soporte de expresión con el que llegar más allá de la lectura: el álbum como juego, como pieza de aproximación al mundo del arte, como feudo de la imaginación, y así nos encontramos libros de Paul Cox, Kveta Pacovská, Voltz, Hervé Tullet, etc. No faltan los representantes de la escuela americana, allí estaba Ungerer, Sendak, Blake o Babette Cole y por supuesto, también pueden admirarse unos cuantos álbumes de "los de casa", los de las pequeñas editoras españolasque trabajan sin descanso por dar al álbum el lugar que se merece en nuestro baldío y desequilibrado panorama editorial. Entre las editoras seleccionadas están A buen paso, Gustavo G
ili, Sd·edicions o Kalandraka

Algunos detalles del recorrido


Exposición L'Album en rebonds. Instituto Francés (Barcelona)

Exposición L'Album en rebonds. Instituto Francés (Barcelona)


Sophie Van der Linden y Pascal Humbert son los responsables de esta pequeña exposición que tras su estancia en Barcelona podrá disfrutarse de nuevo en Valladolid con motivo de Ilustrarte.

En paralelo a la exposición se ha desarrollado un ciclo de conferencias en torno al álbum en el que han participado editores, autores, agentes literarios y la mismísima Sophie, autora de la archiconocida obra de referencia Lire l'album, cuya conferencia clausuró el ciclo. Su intervención estuvo precedida de la la intervención de Marie-France Lecuir de la Asociación Lire et fait lire (Toulouse) y de una pequeña intro del grafista Pascal Humbert en la que a propósito de Le Pen y su dominación de las urnas francesas, nos mostró una selección de personajes libres, capitaneados por Josephine Baker y con mención especial a uno de sus admiradores: Carlos Pérez, sí, el conservador, uno de los máximos conocedores del arte gráfico de nuestro país, que falleció recientemente y nos dejó joyas de 24 kilates como el caso de este libro (otra pieza galáctica de Media Vaca que estoy leyendo en estos momentos)

Pascal Humbert & Buffalo Bill de Media Vaca


Sophie Van der Linden pretendía repasar el panorama a través de 30 libros, pero no fue posible, estaba claro. Es bien sabido por todos que cuando uno empieza a hablar de álbumes es difícil poner fin al discurso, ya saben esas de que no pueden ponerse diques al mar. El resumen se simplificó, y entre los imprescindibles aparecieron en pantalla libros de Munari o Erlbruch y algunos menos sonados como Regís Lejonc o Betty Bone.


Sophie Van der Linden. Ciclo de conferencias L'Album en rebonds. Instituto Francés (Barcelona)

Sophie Van der Linden. Ciclo de conferencias L'Album en rebonds. Instituto Francés (Barcelona)


El acto concluyó con un pequeño debate en el que participaron otras figuras del álbum como la ilustradora Anna Castagnoli, Teresa Durán de la UB, Cristina Correro del grupo de investigación Gretel y la agente literaria Isabelle Torrubia de moderadora.

En definitiva, una aproximación al álbum y a todas las piezas del engranaje que hacen posible que estos libros lleguen a manos de sus lectores.

Más info en:

http://www.institutfrancais.es/barcelona/artes-visuales/n333


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...